Connect with us

REGULACIÓN & CONTROL

Según economía: La mitad del déficit fiscal fue por los subsidios energéticos

Bocadepozo

Published

on

En la primera audiencia pública por el gas, el Gobierno informó que el 2023 cerró con 3% del PBI de déficit fiscal, y que 1,5% fue por los subsidios a la luz y al gas.

El Gobierno informó que el 2023 cerró con un déficit fiscal primario de 3 puntos del PBI, y que la mitad se explicó por los subsidios energéticos, para los cuales el Estado destinó 1,5% del PBI. Así lo reveló el economista Martín Vauthier, quien fue a la audiencia pública por las tarifas del gas en representación del Ministerio de Economía.

Si bien todavía no están cerrados los números del 2023, Vauthier informó que estiman que el déficit fiscal primario cerró en 3 puntos del PBI durante el año anterior. Además, agregó que en 2023 los subsidios energéticos fueron de 1,5% del PBI, teniendo en cuenta al gas y a la electricidad, y sin contar el transporte. “Es la mitad del déficit fiscal”, aseguró Vauthier durante la primera audiencia pública realizada este lunes para definir el futuro de la tarifa del gas.

Según la información proporcionada por Vauthier, que no fue designado oficialmente en el Boletín Oficial pero que desde el Ministerio de Economía aseguran que tiene un cargo de asesor, ese 1,5% del PBI en subsidios se compone de 1% a la electricidad y 0,5% a los hidrocarburos.

Lo que muestra el gráfico oficial del Ministerio de Economía es que el dato de subsidios del 2023 fue el más bajo de la presidencia de Alberto Fernández: el gobierno de Cambiemos lo dejó en 1 punto, en 2020 trepó al 1,8%, en 2021 saltó al 2,3%, en 2022 bajó a 2% y 2023 cerró en 1,5%. Si bien hubo una baja, producto de la implementación de la segmentación y la baja en los costos de generación, Vauthier anticipó: “Si hoy no se tomaran decisiones en la política tarifaria, tendría un incremento significativo el 1,5%, según la proyección que venimos realizando”.

Para ejemplificar la magnitud de los subsidios, Vauthier hizo un comparativo con lo que gasta el Estado en la asignación universal por hijo (AUH). “Los subsidios a la energía representan un monto mucho mayor. Prácticamente el triple de los montos a la AUH, que es un programa social destinado a la población más vulnerable del país”, indicó. En el gráfico se observa que mientras que en 2023 se destinó 1,5% del PBI a los subsidios, a la AUH se destinó 0,4%.

Vauthier informó que la readecuación de los subsidios forma parte de lo que llamó “un programa integral que busca ordenar las finanzas, estabilizar la macroeconomía y generar las condiciones para que la economía vuelva a crecer”. Por ese motivo, explicó que las decisiones de política tarifaria no tienen solamente un impacto en el sector energético, sino también monetario, y en las cuentas públicas.

En este contexto, destinó la mayor parte de los minutos para vincular la política de subsidios con el déficit fiscal y cómo se relaciona con la inflación y el endeudamiento. Explicó que todos los gastos públicos deben ser financiados, y que en los casos donde los gastos superan a los ingresos, la existencia del déficit fiscal implica que el financiamiento debe darse con endeudamiento o emisión monetaria (asumiendo que no se aumentan impuestos o se recortan erogaciones).

“Es muy importante la readecuación de subsidios como parte integral de algo que no se puede excluir de un programa económico. Es una condición necesaria para dejar atrás historias de fracasos”, afirmó el economista. Por ese motivo, informó que el “ancla” del programa económico es fiscal, para no tener que recurrir ni al endeudamiento ni a la emisión monetaria.

Sobre el endeudamiento, explicó que actualmente no existen fuentes en el mercado internacional, y que recurrir al mercado local de deuda en pesos “compite con el sector privado”, y que si se torna insostenible, deriva en “crisis de deuda”. Sobre la emisión monetaria, consideró que la creación de oferta monetaria que no es necesariamente demandada por las familias deriva en presiones sobre el tipo de cambio, lo que genera “mayor inflación”. Y que en el caso de que esa emisión fuera esterilizada por el Banco Central, eso “deteriora su balance y lo deja con menores herramientas para conducir la política monetaria”.