Connect with us

INDUSTRIA & TECNOLOGÍA

Y-TEC: Planta de baterías de litio se inaugura en septiembre y tendrá 50% de integración local.

Bocadepozo

Published

on

En una entrevista el presidente de Y-TEC e YPF Litio, Roberto Salvarezza, anticipó cuándo abrirán las primeras plantas de celdas de baterías de litio y cuáles son los proyectos con proveedores locales.

La empresa estatal Y-TEC, el brazo tecnológico de YPF, inaugurará en septiembre la primera planta de celdas de baterías de Litio ubicada en La Plata, provincia de Buenos Aires. Mientras que en el 2024 se pondrá en marcha otra planta, en Santiago del Estero, de un tamaño cinco veces mayor. “Queremos posicionarnos como líderes de industrialización del litio de la región”, afirmó Roberto Salvarezza, presidente de Y-TEC y de YPF Litio, en una entrevista con Ámbito. Anticipó que llevan adelante tres proyectos para desarrollar proveedores locales, y aspiran a que el 50% de la batería sea de contenido nacional.

Plantas de baterías

La planta industrial de producción de celdas para batería de litio ubicada en Berisso se inaugurará en septiembre de este año, en un acto donde se prevé que participen los más altos funcionarios del gobierno nacional. Se tratará de una planta de 15 mega watt año, lo que significa que se producirán baterías de litio para abastecer a 2500 viviendas.

Estas baterías están pensadas para zonas rurales. Por ejemplo, ya tienen un proyecto cerrado con la Provincia de Buenos Aires para abastecer a la isla Paulino-Berisso, donde viven 70 familias que se encuentran desconectadas de la red. Allí se instalarán 300 paneles solares, cuya energía se almacenará en las baterías.

Además, reveló que grandes empresas de energías renovables ya los están contactando para poder poner baterías de litio en los parques eólicos y solares, debido a que la red eléctrica se encuentra saturada y es una forma de almacenar la energía hasta que se pueda despachar.

Muy distinto será el caso de la planta de Santiago del Estero, cuya inauguración se prevé para 2024, dado que, si bien ya se invirtieron u$s 10 millones en la compra de equipos, se encuentra en construcción. La diferencia es que será cinco veces más grande, por tratarse de una planta de 75 mega watt año, con capacidad para producir baterías para abastecer a 10.000 viviendas, o bien 2000 vehículos.

En este caso, el objetivo es avanzar para el mercado de la electromovilidad: “Ya vinieron empresas de motos eléctricas, colectivos, terminales automotrices y las fuerzas armadas a preguntar cuándo estarán listas las baterías”, afirmó Salvarezza.

Ante la consulta de si el objetivo es poder exportar, el ex ministro de Ciencia afirmó que el actual horizonte es “abastecer la demanda local” y luego apuntar a la región: “En Argentina tenemos ventajas comparativas. Tenemos las terminales automotrices y el litio. Chile tiene el litio pero no la industria, mientras que Brasil tiene la industria pero todavía no explota su litio. Hay que transformarnos en el país que produzca las baterías para la región”. Sin embargo, también Salvarezza sigue la agenda de la región para que Argentina no se quede atrás: en Chile, seleccionaron a Byd, la mayor productora del mundo de autos eléctricos, para diseñar un proyecto para producir 50.000 toneladas de material catódico tipo LFP, que forma parte de la batería. También Byd acaba de comprar la ex planta de Ford en Brasil para producir autos eléctricos. “Nuestros vecinos nos están apurando”, anticipó.

Ante la consulta por la competitividad de la producción, Salvarezza recuerda el caso de Vaca Muerta. “Ahí también cuando empezamos éramos más caros que en Estados Unidos. Pero hubo una curva de aprendizaje, constancia en el proceso y asociaciones con privados como fue en su momento Chevron. Acá también se están pensando todo tipo de estrategias”, explicó.

Proveedores locales

Pero, además, hay otro factor que Salvarezza cree que aportará a la competitividad: “Cuando logremos escalar la producción y aumentar la integración de insumos nacionales, vamos a ser más competitivos. Pero todo lo vas aprendiendo cuando arrancás a producir”. Por ese motivo llevan adelante tres proyectos para desarrollar proveedores locales.

En el caso del litio, Y-TEC firmó un contrato con la estadounidense Livent, que extrae el mineral en Catamarca, y que por primera vez vendió parte de su producción en Argentina. Para Salvarezza, para que la industrialización pudiera crecer en escala, debería asegurarse que una parte de la producción se venda en el mercado local.

La tecnología que eligieron para las baterías es la llamada LFP, dado que contiene hierro, litio y fosfato, lo que permite mayor grado de integración nacional y regional. “El LFP es el 30% del costo de una batería. Es cierto que lleva poco litio. Pero es lo más caro. La tonelada de litio puede costar más de u$s 30.000, y está en Argentina. Mientras que la tonelada del hierro y el fosfato hay que importarlas, pero se consiguen en la región, y su costo no suma más de u$s 3000 la tonelada. De hecho, ya se comercializan en Argentina para la siderurgia y el agro”, explicó Salvarezza, y agregó que se eligió esta tecnología por ser “más segura y menos contaminante”, y es la que usan marcas como Tesla, Ford o General Motors.

Si bien para la primera producción de baterías se importó el LFP, en octubre se inaugurará en la sede de Y-TEC de La Plata una planta piloto para producir LFP localmente. Serán 30 toneladas por año para abastecer la producción de celdas. Además, desde Y-TEC están en negociaciones con una empresa china para producir LFP en escala de 60.000 toneladas, en una nueva planta en Catamarca. Si bien el LFP es una parte de la batería, significa mayor industrialización que el carbonato de litio que se exporta actualmente. Se trata de un mercado que actualmente es de u$s 10.000 millones a nivel global, y se espera que ascienda a u$s 50.000 millones en 2028.

Pero la apuesta de Y-TEC es sumar proveedores locales. “50% del costo de la batería podría hacerse con insumos nacionales”, afirmó Salvarezza. Un caso es el de las láminas de aluminio que van dentro de la batería. El titular de Y-TEC estuvo en Puerto Madryn en la empresa argentina Aluar. “No firmamos ningún contrato, pero hay interés de ambas partes”, afirmó.

Otro caso es el del grafito, material clave en la parte del ánodo de la batería. Si bien ese insumo no se produce en Argentina, en Y-TEC llevan a cabo un proyecto de producción de grafito artificial, a partir del coque calcinado de la refinería de YPF. Lo llevaron al Instituto de Carbón en España para ver si podrían realizarle un proceso químico. “Lo probamos y funciona, ahora estamos buscando empresas que quieran desarrollar este proceso acá”, detalló Salvarezza.

Finalmente, está el proyecto de electrolito, otro de los materiales de la batería. De momento, comenzó a producirlo la comisión de energía atómica, a escala de laboratorio. Es que, mientras hay materiales que podrían conseguirse localmente, como el polipropileno para el caso de los separadores, hay insumos que hoy tienen que importarse, como el cobre.

Industrialización post elecciones

Sobre el futuro de los proyectos en caso de que cambie el Gobierno, Salvarezza respondió que apuesta a que exista cierta institucionalidad, debido a que también forman parte las universidades, como en el caso de la de La Plata, que son autónomas. Lo mismo en el caso de las provincias, donde continúan los mismos gobiernos provinciales, como en Santiago del Estero. “En Vaca Muerta el gobierno anterior no fue para atrás, esperemos que estos proyectos continúen, nos gustaría escuchar qué modelo de desarrollo tiene la oposición”, afirmó.

El tema que si cree que podría frenar la escala de la industrialización local es, paradójicamente, la provisión de litio. Es que el Frente de Todos tenía la intención de aprobar un proyecto de ley que garantice que las mineras tengan cupos de venta para el mercado local, a un precio preferencial. El proyecto nunca llegó al Congreso. “Sin un marco que garantice el litio, va a costar crecer en escala, porque no sabes si te van a querer vender, porque las empresas ya tienen contratos cerrados con los países que quieren producir las baterías, como China, Estados Unidos, y la Unión Europea”, reflexionó Salvarezza.

Fuente: Ambito.com

Loading