Connect with us

EMPRESAS

YPF: El foco en Vaca Muerta y profesionalización del management

Bocadepozo

Published

on

Con la asunción de Milei, arranca una nueva etapa para la petrolera de mayoría estatal. Buscará optimizar los negocios y valorizar la industria detrás de la cadena de valor de los hidrocarburos.

Con la asunción de Javier Milei como Presidente, esta semana arranca una nueva gestión para YPF. La petrolera de mayoría estatal estará encabezada por Horacio Marín, ex presidente de Tecpetrol, un hombre respetado en el sector por su trayectoria en el área de hidrocarburos. Buscará que su gestión se base en la eficiencia y para eso habla del “método Djokovic”, el mejor tenista del mundo. Así, apuntará a eficientizar la empresa mediante la profesionalización del management, la optimización de los negocios de la compañía y la valorización industrial de la cadena de valor de los hidrocarburos.

Apenas ganó Milei, el nombre que sonaba con mayor fuerza para ocupar la presidencia de YPF era el de Javier Iguacel, hombre de confianza de Mauricio Macri y Patricia Bullrich, quien había sido ministro de Energía durante el gobierno de Cambiemos. Sin embargo, Milei se definió por Horacio Marín, por recomendación de su asesor energético, Eduardo Rodríguez Chirillo, quien será secretario de Energía.

Cuando Chirillo fue convocado este año por Milei para diseñar el plan energético, consultó a Marín sobre temas relacionados al sector de hidrocarburos, dado que Chirillo no es experto en esa materia, y en un contexto donde es el área energética que volverá superavitaria la balanza comercial de Argentina. La elección de Marín para encabezar YPF fue bien recibida por el sector privado: se trata de una persona respetada en el sector por su trayectoria, conocimiento y capacidad.

Marín es ingeniero químico de profesión, recibido en la Universidad de La Plata y trabajó durante 36 años en Tecpetrol, la petrolera del Grupo Techint. Allí lideró el proyecto Fortín de Piedra, que es el yacimiento no convencional de Tecpetrol en Vaca Muerta. En 5 años, y luego de una inversión superior a u$s 2.000 millones, es el yacimiento donde se produce casi el 20% de todo el gas de Argentina.

En una visita que realizó Marín al Instituto Argentino de la Energía, think tank energético que encabeza Jorge Lapeña, habló del “método Djokovic”. Allí aseguraba que el tenista número uno del mundo juega pocos partidos en el año, pero siempre en torneos importantes, como un Grand Slam, un Master o algún ATP 500. Quienes lo conocen saben que la metáfora hace referencia a que una compañía debería priorizar sus negocios más importantes, en este caso, Vaca Muerta.

Por este motivo, lo que espera el mercado es que YPF ponga mayor énfasis en el área no convencional y menos en las áreas convencionales. Además, esperan que se valorice más la cadena de valor del sector de hidrocarburos, a través de los aspectos industriales de la empresa, como la refinería y comercialización, el proyecto MEGA, Profertil, la infraestructura de Vaca Muerta Sur y avanzar finalmente con el plan de GNL.

Para alcanzar estos objetivos, uno de los proyectos que encarará Marín es el de la profesionalización del management de la compañía. Pasará a haber tres vicepresidencias, una para el upstream, otra para el downstream y otra de gas y energía. Para ocupar los cargos suenan dos profesionales de carrera de YPF que son Mauricio Martín y Santiago Martínez Tanoira. Y desembarcarán otros ejecutivos de Tecpetrol: por un lado, Matías Farina, quien trabaja en la petrolera de Techint desde 1997 y actualmente se desempeñaba como gerente de perforación. Por otro lado, Lisandro Deleonardis, director de relaciones institucionales de Techint, que pasaría al área de asuntos públicos de YPF.

El objetivo de Marín será mejorar los números de YPF: actualmente, la petrolera es rentable. En el último cierre del balance del año 2022, el Ebitda alcanzó casi los u$s 5.000 millones, y la ganancia fue de más de u$s 2.200 millones. Sin embargo, el último dato, que fue el del tercer trimestre de este año, dio cuenta de pérdidas para la empresa por u$s 137 millones, debido al atraso en el precio de los combustibles, dado que la empresa es la responsable de abastecer al mercado interno. Además, sus niveles de producción todavía no alcanzan los de los años 2000 y el valor de la acción no supera los picos del 2019. Por la estrategia del Estado en el juicio por la expropiación, la justicia de EE.UU. volvió a meter a YPF dentro de la causa.

Fuente: ámbito

Por:bocadepozo