Connect with us

PROYECTOS

Ley para áreas maduras: Beneficios fiscales y más exportaciones enfocados en el Golfo San Jorge

Bocadepozo

Published

on

El gobierno tiene listo el proyecto de Ley para atraer más inversiones en las cuencas de crudo convencional, principalmente el Golfo San Jorge. ¿Seguirá adelante el nuevo gobierno con la iniciativa?

Las áreas maduras, aquellas con un historial de varias décadas de explotación, tendrán su propio régimen de promoción de inversiones, con el foco en reimpulsar la producción en cuencas como Golfo San Jorge, Cuyana y Noroeste. La iniciativa viene en discusión entre las provincias y el Gobierno nacional, dándole forma en la última semana con el anuncio del ministro de Economía, Sergio Massa, del envío del texto oficial al Congreso de la Nación.

La iniciativa busca aumentar los niveles de inversión y mejorar la producción de petróleo en áreas donde los costos operativos se han incrementado debido al declive natural. Esto requerirá la implementación de tecnología de recuperación mejorada, entre otras medidas. El gobierno y las provincias reducirían los impuestos, incluidas las regalías, y poniendo el foco ya no en el autoabastecimiento sino en una producción incremental para exportarse.

Según se pudo conocer, el proyecto de ley que se presentará busca reimpulsar las inversiones en yacimientos convencionales en todas las cuencas argentinas -son cinco las productivas-. La prioridad para provincias como Chubut y Santa Cruz es sostener e incrementar el nivel de actividad y empleo, dado el nivel de incertidumbre que se generó desde la pandemia y el auge de Vaca Muerta.

En la actualidad, la cuenca del Golfo San Jorge tiene una producción que ronda los 200 mil barriles por día (alrededor de 130 mil son de Chubut). El declino tras la pandemia del 2020 se detuvo, en buena medida gracias a la producción de Cerro Dragón, el gigante de Pan American Energy, y la recuperación terciaria con polímeros en Manantiales Behr, de YPF, y en Diadema, de CAPSA-Capex.

Como explicó Mejor Energía en una cobertura desde Comodoro Rivadavia, hay un clima de incertidumbre entre los proveedores y los trabajadores de la industria porque ven un crecimiento acelerado de Vaca Muerta que requiere inversiones, personal y “fierros”. Las compañías buscan migrar inversiones si el contexto lo permite, centrándose en obtener un set de fractura o un perforador adaptable al shale, ya que las restricciones a las importaciones no están siendo de ayuda. En ese escenario, surge esta ley de promoción de áreas maduras.

Los cuatro ejes de la ley

El proyecto de ley que promueve Sergio Massa, con apoyo de los gobernadores y las empresas con actividad en las cuencas, establece una serie de incentivos a los que podrán acceder las compañías operadoras que resulten beneficiadas. En primer lugar, habrá beneficios fiscales en relación al Impuesto a las Ganancias y a la devolución del IVA en los proyectos seleccionados.

Un segundo aspecto indica que las operadoras podrán unificar distintas áreas como si fueran una única concesión de exploración, previa autorización del poder concedente, a los fines de presentar un plan de inversiones adaptado a la nueva ley. De esta forma, áreas pequeñas con baja productividad podrían plegarse a otra mayor, acceder a los beneficios y reducir así los costos de perforación o desarrollo, que de otra forma no se harían por la baja competitividad.

Si todo ello resultase en una mayor producción de petróleo, la ley permitiría la libre comercialización en el mercado externo de una parte del incremental de hidrocarburos líquidos y beneficios en materia de derechos de exportación. Este tercer eje es fundamental para la cuenca del Golfo San Jorge, cuyo crudo denominado Escalante es demandado en el exterior y tiene dos puertos a cargo de Terminales Marítimas Patagónicas (Termap), uno en Comodoro Rivadavia (sur de Chubut) y otro en Caleta Olivia (norte de Santa Cruz).

Un cuarto elemento del proyecto de ley de promoción de áreas maduras se vincula con la recuperación terciaria mencionada más arriba como ejemplo, que consistiría en la eliminación de la alícuota para la importación de determinados polímeros e insumos para su fabricación. Si bien tiene buenos resultados en yacimientos que tienen más de 90 años de explotación, lo cierto es que los costos operativos suben y mientras tanto hay una búsqueda de reducirlos con más componentes locales, que es parte de la investigación que hacen YPF con Y-TEC y AESA.

Otra oportunidad para los viejos yacimientos

Fuentes del Gobierno nacional plantearon a este medio que la ley apunta a obtener producción incremental de petróleo crudo en áreas maduras y con pozos de media o baja productividad, o previamente inactivos o cerrados, por métodos tradicionales, con nuevas tecnologías o por sistemas/mecanismos móviles de extracción y transporte. Todos temas técnicos que deberán ser debatidos en comisiones una vez que ingrese al Congreso.

“El carácter federal del proyecto reconoce particularidades en todas las cuencas, y si bien el régimen promocional incentiva un aumento de producción, entre sus objetivos se ha puesto énfasis en el mantenimiento de las fuentes de trabajo locales y la cadena de valor asociada a la actividad hidrocarburífera en cada una de las localidades donde se desenvuelve la actividad”, señalaron desde el Gobierno.

Además, en el contexto del Plan de Transición Energética al 2030 se puso el eje en la inclusión social y el fortalecimiento de las capacidades del país, dándole un sendero progresivo de adquisición de competencias tecno-productivas a la medida de las propias capacidades y recursos de la Argentina. “Es por ello que este proyecto se enmarca en la ventana de oportunidad para el desarrollo de nuestros recursos hidrocarburíferos con especial atención al desarrollo social y calidad de vida de los habitantes de nuestras provincias”, apuntaron.

Fuente: Con información de Más energía – Econojournal – David Motura

Por: bocadepozo