Connect with us

HIDROCARBUROS

Arabia Saudí sigue siendo el principal proveedor de petróleo de China

Bocadepozo

Published

on

Arabia Saudí sigue siendo el principal proveedor de petróleo de China en 2022, a pesar del aumento de las compras de crudo a Rusia, que se mantuvo en el segundo puesto de los principales proveedores del mayor importador de crudo del mundo.

China importó alrededor de 1,75 millones de barriles por día (bpd) de crudo de Arabia Saudí en 2022, básicamente sin cambios en el año, según datos de la Administración General de Aduanas de China citados por Reuters.

Las compras chinas de crudo a Rusia promediaron 1,72 millones de bpd el año pasado, un 8% más en comparación con 2021, ya que las refinerías chinas aprovecharon el crudo ruso más barato que fue rechazado por muchos compradores occidentales después de la invasión rusa de Ucrania.

En diciembre, recibió 6,47 millones de toneladas de crudo de Rusia, es decir, 1,52 millones de bpd, frente a 1,7 millones de bpd en el mismo periodo de 2021.

China, que no se ha unido a la coalición de países que observan el tope de precios del G7 sobre el crudo ruso de 60 dólares por barril, ha ignorado en gran medida hasta ahora el mecanismo del tope de precios y ha comprado crudo ruso con grandes descuentos.

China, que se negó a condenar el ataque, aumentó la compra de barriles rusos y ha ignorado en gran medida las sanciones impuestas por los países occidentales sobre el crudo ruso transportado por mar desde el 5 de diciembre.

El hecho de que ahora exista un tope de precios da a China, así como a otros compradores de crudo ruso como India, más poder de negociación para pactar grandes descuentos por el crudo ruso incluso fuera del mecanismo de precios máximos, según los analistas.

Aun así, se espera que Arabia Saudí siga siendo uno de los mayores proveedores de crudo de China, si no el mayor. El mes pasado, China y Arabia Saudí acordaron ampliar el comercio de crudo al elevar sus relaciones a la categoría de asociación estratégica durante la visita del presidente chino, Xi Jinping, a la capital saudí, Riad.

Las importaciones chinas de crudo de Estados Unidos se desplomaron un 31%, mostraron los datos de aduanas, mientras que las importaciones de Malasia casi se duplicaron el año pasado. Malasia está ampliamente considerada como un punto de transferencia de barco a barco de crudo procedente de Irán y Venezuela, que China sigue importando, pero en su mayor parte rebautizado como crudo de otros orígenes para que las partes implicadas puedan evitar las sanciones de Estados Unidos.

Loading