Connect with us

ENERGÍA

El DNU presidencial genera alarma en provincias ya que cambia el modo de otorgar subsidios de gas y electricidad

Bocadepozo

Published

on

El decreto le permite a la Secretaría de Energía definir los nuevos criterios. Actualmente dependía del ingreso total de las familias, pero ahora anticipa que mirarán que el beneficio considere un “porcentaje de los ingresos” del hogar. Actualmente los usuarios pagan solo del 17% al 33% del “Costo real de la energía”, por lo que se esperan fuertes aumentos.

El DNU de 366 artículos titulado “Bases para la reconstrucción de la economía argentina” tiene en su capítulo energético un artículo que brinda algunos detalles sobre el futuro de los subsidios energéticos y por ende cómo serán los próximos aumentos en las tarifas.

El artículo 177 faculta a la Secretaría de Energía, que depende del Ministerio de Economía, a “redeterminar la estructura de subsidios vigentes”. Establece que es con el objetivo de “asegurar a los usuarios finales el acceso al consumo básico y esencial” de energía eléctrica y de gas natural.

Sobre el esquema de cómo se definirán esos subsidios, el artículo anticipa: “Dicho beneficio deberá considerar principalmente un porcentaje de los ingresos del grupo conviviente, en forma individual o conjunta para la energía eléctrica y el gas natural, a ser establecido por la reglamentación”.

El punto difiere de lo que rige en la actualidad: por decreto, en junio del 2022 la Secretaría de Energía había definido un régimen de segmentación de subsidios, en el que para mantenerlo se establecía un tope de ingresos de los hogares. Allí se estableció que perderían el subsidio y quedarían dentro del segmento N1 quienes tuvieran ingresos del hogar netos superiores a 3,5 canastas básicas totales, o más de 3 autos o 3 inmuebles, o tener una embarcación. Así, en la actualidad, las familias que juntan un ingreso neto superior a $1,3 millones, no cuentan con subsidios y pagan la totalidad del costo de generación, al menos en electricidad.

En tanto, en la actualidad las familias que tienen ingresos menores a $390.456 (una canasta básica total, según el Indec) están en el segmento N2 de menores ingresos, y son quienes reciben más subsidios, mientras que en N3 quedaron los que cuentan con ingresos entre $390.456 y $1,3 millones.

Esto es lo que podría cambiar porque ahora la Secretaría de Energía está facultada para otorgar los subsidios considerando “un porcentaje de los ingresos del grupo conviviente”.

Fuentes oficiales aseguran que la segmentación, que se implementó a través del registro llamado RASE, le dejó al Estado “muchísima información y datos” sobre los ingresos de las familias.

Consultado Moisés Solorza ex secretario de energía Tierra del Fuego, sobre el DNU y como afectaría en materia de subsidios a la población y fué determinante:

“La segmentación realizada por la secretaría de energía en la administración Fernández, realmente obedeció más a una exigencia del FMI que una cuestión representativa para la ciudadanía de todo el País, creo que tampoco lo soluciona lo que determina el DNU de Milei ya que se va al extremo de la quita total de subsidios que puede provocar una tragedia energética impagable para un gran porcentaje de Pymes, Industrias y de miles de argentinos y argentinas”

Moisés Solorza – Ex secretario de energía de TDF

Recordemos que el fueguino, fue el único secretario del país que se negó a firmar el proyecto original del RASE y obligó a la reformulación de varios ítems que se tuvieron en cuenta, como por ejemplo el monto de los ingresos familiares en zonas extremas o zonas patagónicas.

“Creo que se debería avanzar en un sistema Mixto de subsidios que no dependan de un criterio político determinado, sino por varios factores que hay que tener en cuenta, zonas geográficas, si son provincias productoras o no, lejanía por el transporte, la equidad distributiva en materia energética y obviamente con un criterio de derecho humano básico y no solo como una mercancía” propuso.

“Mi provincia debería ser un ejemplo de las asimetrías y desigualdades energéticas que se deben tener en cuenta, somos la 2da provincia productora y no es posible aplicar el mismo criterio que en CABA o Entre Ríos y obviamente en materia económica tampoco es comparable”

El DNU agrega que “a los efectos de calcular el costo de los consumos básicos, se considerarán las tarifas vigentes en cada punto de suministro”. Este punto es clave porque otra parte del DNU da pistas del cambio de criterio que se quiere hacer con los subsidios: que dejen de ser a la oferta de generación, y pasen a ser a la demanda, tal como se prometió durante la campaña electoral.

Así lo establece el DNU: “La Secretaría de Energía tendrá facultades para definir los mecanismos específicos que materialicen la asignación y efectiva percepción de los subsidios por parte de los usuarios, determinando los roles y tareas que desempeñarán de manera obligatoria los distintos actores públicos, empresas concesionarias, y otros actores o agentes que integren los sistemas del servicio público de que se trate, en su carácter de responsables primarios”.

El subsidio a la demanda por bloque de consumo es similar a lo que ya ocurre con quienes perciben la tarifa social que implementó el gobierno de Cambiemos, donde el primer bloque de consumo de 150 kilowatt por hora (HWh) se subsidia al 100%, y el siguiente bloque de consumo de 150 se subsidia al 50%.

Los cambios en los subsidios implicarán cambios para los casi dos tercios de los usuarios que todavía mantienen una fuerte intervención del Estado en sus tarifas finales. En un promedio ponderado, actualmente las familias pagan 33% de lo que cuesta la generación de luz y de gas, según el último trabajo del IIEP-UBA-Conicet, por lo que el Estado subsidia el restante 67%.

Según se pudo saber, las secretarías de Energía de las distintas provincias leyeron con detenimiento este artículo. Por un lado, una fuente que prefirió no ser mencionada aseguró que el DNU “no le da funciones nuevas” a la Secretaría de Energía, porque modificar subsidios era algo que ya podía hacer a través de una resolución, como se hizo el año pasado. La duda es cómo será el cambio de criterio: “Hay que ver cómo lo implementan”, agregó. Un dato sobre la importancia de medir cuánto influye el pago de las tarifas de luz y de gas en los ingresos totales es el que se toma en cuenta en los relevamientos de “pobreza energética”.

Por más que sea un indicador cuestionado, la definición de la pobreza energética (PE) está relacionada con la incidencia del gasto de los hogares en servicios energéticos de acuerdo a sus ingresos, y considera que todos aquellos hogares que destinen el 10% o más de sus ingresos al pago de energía entran en esa categoría.

Actualmente, la factura promedio de los servicios públicos de luz y gas en el AMBA representa el 1,2% del ingreso de los N1, 1,6% para los N3 y 3,6% para los N2, esto es, las familias de menores ingresos. El peso máximo sobre el salario se dio en el 2019 con una carga del 5,6% sobre el salario promedio registrado, según el último informe del IIEP-UBA-Conicet.

Fuente: Con información de ámbito.com – DNU – bocadepozo

Por: www.bocadepozo.com.ar

Loading