Connect with us

REGULACIÓN & CONTROL

Tarifas de gas: Para la calificadora Moody´s el 20% de aumento tarifario anual fué suficiente.

Bocadepozo

Published

on

La calificadora de riesgo Moody’s Local Argentina tiene una perspectiva negativa de las distribuidoras de gas, pero en un informe coincidió con un análisis del kirchnerismo.

La filial argentina de la calificadora de riesgo Moody´s informó esta semana que mantiene una “perspectiva sectorial negativa para las empresas distribuidoras de gas del país”, como consecuencia de que los aumentos en los márgenes privados regulados se ubicarán por debajo de la inflación este año, “incrementando costos y disminuyendo los niveles de rentabilidad del sector”.

Pero en medio de una publicación crítica sobre las reglas del juego y la actualidad del sector, Moody’s Local Argentina hace -tal vez sin proponérselo- un sorprendente guiño a una postura del kirchnerismo, que resiste los aumentos de las tarifas y marcó un límite del 20% a los incrementos, cifra que ya se alcanzó en marzo.

“Consideramos que aumentos abruptos en el valor final de la tarifa pagada por el consumidor podría afectar de forma negativa los flujos de fondos de las compañías, producto de mayores niveles de morosidad, en un contexto de fuerte caída del salario real “, dice un párrafo del informe de Moody’s, firmado por Pablo Artusso, jefe de Finanzas Corporativas e Infraestructura, y los analistas José Molino y Eliana Gómez Barreca.

Ante una consulta , los ejecutivos de la industria del gas y la electricidad matizaron las consideraciones de Moody’s y remarcaron que “si hay usuarios que pueden pagar $ 5000 de cable e internet, también pueden soportar un aumento del 20% en las facturas de la energía”.

DIFERENCIAS DE FONDO (MONETARIO INTERNACIONAL)

La pérdida del poder adquisitivo de los salarios, el posible incremento de la morosidad y su consecuente impacto sobre la cadena de pagos es, precisamente, la razón principal que esgrimió en un informe reservado (luego público) el subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo , para advertirle al ministro de Economía, Martín Guzmán, que los aumentos de las tarifas para reducir los subsidios y el déficit fiscal serían “contradictorios con el objetivo de crecimiento económico”.

Como viene contando El Cronista, existen diferencias de fondo entre el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner respecto al rumbo de la gestión, expresadas más nítidamente en el sector energético.

El secretario de Hacienda, Raúl Rigo, planteó en una nota administrativa que cualquier ahorro fiscal en materia de subsidios no es “nada despreciable” y que permite redirigir recursos a programas sociales o gasto de capital (obra pública que genera mayores niveles de productividad).

El acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), en riesgo precisamente por las diferencias en relación a la quita de subsidios a una parte de la clase media y al 10% de la población con mayor capacidad de pago -central en el programa económico-, establece que cualquier ahorro o mejora en la recaudación se utilizará para mejorar las cuentas fiscales y bajar el déficit.

CALIFICACIÓN DE RIESGO

  Ayer mismo, Moody’s había rebajado la calificación de Distribuidora de Gas Cuyana (DGCU), perteneciente al grupo Ecogas, a BBB.ar desde BBB+.ar, que “refleja la discrecionalidad del marco regulatorio argentino, la elevada incertidumbre sobre la evolución de las tarifas reguladas y la falta de políticas claras para el sector, que podrán continuar deteriorando la capacidad de pago de las compañías del sector en los próximos 12 a 18 meses”, dado el golpe al EBITDA que significa el atraso tarifario en relación a la inflación y la devaluación.  

Para el 2022, Moody’s Local Argentina espera que los márgenes de rentabilidad (EBITDA) promedio del sector “disminuyan a valores de 2,4% frente a 5,7% en 2021 y que la generación de fondos operativos (en términos de ventas proyectadas) se ubique en torno a 5% frente a 12% en 2021”.

Ante un incremento nominal de 40% en el valor agregado de las distribuidoras a partir de marzo, Moody’s espera que la disminución real de los márgenes del sector alcance el 42% real a fines de 2022, en comparación con diciembre de 2019 (inicio de la gestión de este Gobierno).

Loading