Connect with us

GAS & PETROLEO

Alerta global: Se prevé un embargo energético en contra de Rusia que tendrá enormes consecuencias.

Bocadepozo

Published

on

Es sólo cuestión de tiempo que Estados Unidos y sus aliados occidentales impongan sanciones completas a las exportaciones energéticas de Rusia, sin embargo, se advierte que estas medidas tendrían repercusiones sísmicas en los mercados del petróleo y el gas y en la economía mundial.

Esta medida se produce en el momento en que el ataque de Rusia a las principales ciudades ucranianas entra en su segunda semana, con combates en el norte, el este y el sur del país.

Las sanciones occidentales impuestas a Rusia por la invasión se han elaborado cuidadosamente para evitar que afecten directamente a las exportaciones energéticas del país, aunque ya hay indicios de que las medidas están provocando inadvertidamente que los bancos y los comerciantes rehúyan el crudo ruso.

Rusia es el tercer productor mundial de petróleo, por detrás de Estados Unidos y Arabia Saudí, y el mayor exportador de petróleo a los mercados mundiales. También es un importante productor y exportador de gas natural.

Estados Unidos ha dicho que las sanciones a los flujos de petróleo y gas de Rusia están “ciertamente sobre la mesa”, pero que perseguir las exportaciones ahora podría ser contraproducente en términos de aumentar los precios globales de la energía.

No obstante, los gobiernos occidentales han pedido que se intensifiquen las medidas contra la economía rusa, y el ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, ha pedido a los gobiernos extranjeros que impongan un “embargo total” al petróleo y el gas rusos.

John Kilduff, socio de Again Capital, afirma que el mercado ya empieza a creer que las exportaciones de petróleo de Rusia serán sancionadas.

El petróleo de Rusia será excluido del mercado global en algún momento y ya estamos viendo cómo se reduce la actividad comercial, especialmente en lo que se refiere a las exportaciones de Rusia a través de activos marítimos y eso ya está afectando al mercado”, dijo John Kilduff, socio de Again Capital a la CNBC el martes.

Los precios del petróleo han alcanzado máximos de varios años en las últimas semanas, y las crecientes interrupciones de la oferta han llevado al crudo Brent de referencia internacional hacia los 120 dólares por barril.

Esta medida se produce en el momento en que el ataque de Rusia a las principales ciudades ucranianas entra en su segunda semana, con combates en el norte, el este y el sur del país.

Los precios siguen en rally

Los futuros del Brent para entrega en mayo cotizaban un 1,6% más altos, a 113,58 dólares, el jueves a las 2:47 pm en Londres, mientras que los futuros para entrega en abril del crudo West Texas Intermediate de Estados Unidos subían un 2,2%, a 113,06 dólares.

Territorio desconocido

Estados Unidos y la Unión Europea han intentado públicamente poner un cerco al sector energético ruso, temerosos de los posibles perjuicios para los consumidores nacionales y de la posibilidad de que Moscú reduzca las exportaciones como medida de represalia.

Desde hace meses, la escalada de las tensiones entre Rusia y Ucrania ha provocado una sensación de creciente preocupación por la posibilidad de que se produzca una interrupción total del suministro a la UE, que recibe aproximadamente el 40% de su gas a través de gasoductos rusos, varios de los cuales pasan por Ucrania.

La perspectiva de cortar el suministro de gas ruso podría tener profundas consecuencias económicas y de salud pública, teniendo en cuenta que actualmente es invierno y los gobiernos ya están luchando contra la pandemia de coronavirus.

Brenda Shaffer, asesora principal en materia de energía del grupo de expertos de la Fundación para la Defensa de las Democracias, declaró por teléfono a la CNBC que la perspectiva de retirar las exportaciones rusas de energía del mercado supondría probablemente una tremenda sacudida para los precios globales del petróleo y la economía mundial.

Esto llevaría a un territorio desconocido si se retira del 13% al 15% del petróleo mundial. Las sanciones a Irán y Venezuela no son ni siquiera comparables a lo que podrían suponer para el mercado mundial del petróleo si se retirara la mayor parte de la producción rusa.

El impacto de que las grandes petroleras occidentales retiren su producción de Rusia puede tener también enormes ramificaciones económicas, esto ante una avalancha de anuncios de empresas como ExxonMobil, Shell y BP en los últimos días.

“La gente está celebrando esto como un momento de bienestar, pero en realidad va a ser un gran choque para el estado de estas empresas y para el mercado de valores en general”, dijo Shaffer.

La incertidumbre ante las sanciones

Si Rusia sigue librando esta guerra con tanta ferocidad y con tantas víctimas civiles, es sólo cuestión de tiempo que entren en vigencia sanciones secundarias completas sobre las exportaciones de energía, tal como ocurrió con Irán.

Para muchos participantes en el mercado, existe una sensación de confusión sobre la probabilidad de que Rusia imponga sanciones energéticas en las próximas semanas.

Si las sanciones energéticas son totales, será necesario considerar otra liberación de reservas de petróleo. Lo más importante es que habrá más presión sobre los productores de la OPEP que tienen capacidad de reserva para liberar más barriles.

El miércoles, los miembros de la Agencia Internacional de la Energía acordaron liberar 60 millones de barriles de reservas de petróleo, en un intento de compensar las interrupciones del mercado energético causadas por las sanciones contra Rusia. Estados Unidos ha dicho que 30 millones de este total procederán de su Reserva Estratégica de Petróleo.

El miércoles, la OPEP + acordó mantener su plan de un modesto aumento de la producción en abril. El grupo desafió las peticiones de más crudo, incluso cuando los precios del petróleo suben por los temores de interrupción de la oferta.

Se cree que el líder de facto de la OPEP, Arabia Saudí, junto con los Emiratos Árabes Unidos y Kuwait, puede ser uno de los pocos miembros de la alianza con suficiente capacidad de reserva para aumentar la producción.

Activo tóxico

Incluso en ausencia de sanciones contra las exportaciones energéticas de Rusia, se está produciendo un “fenómeno de autosanción”, ya que se considera a Moscú como un “activo tóxico”.

Los analistas de la consultora de riesgos Eurasia Group han señalado que el comercio de materias primas de Rusia se está agotando, ya que los bancos y operadores internacionales se niegan a hacer tratos con sus homólogos rusos mientras asimilan el impacto de las sanciones. Los analistas añadieron que es probable que esto impulse aún más los precios del petróleo.

“Aunque los gobiernos de EE.UU. y de la UE están intentando proteger al sector energético de las sanciones hasta ahora, a falta de más aclaraciones sobre las excepciones, es probable que persista la aversión al riesgo”, dijeron los analistas en una nota publicada el lunes.

También sigue existiendo el riesgo de que la energía se convierta en objetivo directo si los combates se intensifican, o de que Rusia reduzca algunas exportaciones de petróleo como medida de represalia. Como principal proveedor de combustibles fósiles a la UE, Rusia conserva su influencia.

Loading