Connect with us

GAS & PETROLEO

Alerta Ómicron: Podría costar a la demanda de petróleo casi 3 millones de barriles a principios de 2022.

Bocadepozo

Published

on

La nueva variante Omicron del Covid-19 podría costar al mercado mundial del petróleo hasta 2,9 millones de barriles diarios (bpd) de demanda en el primer trimestre de 2022, lo que reduciría la demanda total prevista de 98,6 millones de bpd a 95,7 millones de bpd, si provoca más bloqueos o restricciones, proyecta Rystad Energy.

Si la variante se extiende rápidamente, provocando un aumento de los casos de Covid y la reintroducción de bloqueos, Rystad Energy predice que la demanda de petróleo podría caer de los 99,1 millones de bpd esperados a 97,8 millones de bpd sólo en diciembre de 2021, una caída de 1,3 millones de bpd.

La demanda podría caer aún más en enero de 2022, con una reducción de 4,2 millones de bpd hasta un nivel de 94,2 millones de bpd.

A medida que los países y los gobiernos aprendan a vivir con Omicron, o que los fabricantes de vacunas adapten las vacunas existentes para contrarrestar la variante, es probable que el impacto de todo el año sea menos grave. La demanda media de 2022 se reduciría a 98 millones de bpd, lo que supone un descenso de 2,1 millones de bpd con respecto a nuestro escenario base actual – o “medio” -.

Figura 1. Demanda mensual mundial de productos petrolíferos por escenario

A finales de noviembre, el crecimiento de la demanda de petróleo era tan fuerte que ni siquiera la liberación coordinada de reservas estratégicas de petróleo por parte de los principales países importadores de petróleo logró aplacar el entusiasmo que rodea a los precios del petróleo.  Sin embargo, después de que los gobiernos se pusieran en alerta máxima, el precio del petróleo se desplomó posteriormente más de un 10%, ya que la situación de la demanda es muy diferente.

“La probabilidad de que aumenten los cierres en los próximos meses se ha incrementado drásticamente debido a la nueva variante Omicron, lo que sin duda repercutirá en la demanda mundial de petróleo. Dada la fase inicial del brote de la variante y las incógnitas relacionadas con el contagio y la eficacia de la vacuna, sólo podemos esperar que este escenario resulte ser una falsa alarma. Aun así, si el riesgo es real, el mercado del petróleo deberá recalibrarse en consecuencia”, afirma Claudio Galimberti, vicepresidente senior de análisis de Rystad Energy.

Introdujimos por primera vez la posibilidad del impacto de una vuelta al cierre en la demanda de petróleo a mediados de septiembre. Nuestras estimaciones iniciales parecen ahora aún más probables, dada la aparición y propagación de la variante Omicron en África y las prohibiciones de viaje relacionadas con ella de los países con gran número de casos, por no hablar de la lenta convergencia de los países europeos, empezando por Austria, los Países Bajos y Alemania, que aplican restricciones de movilidad.

El desglose del impacto previsto en productos petrolíferos específicos ilumina cómo la variante Omicron podría afectar a diferentes elementos de la recuperación económica mundial.

En el primer trimestre de 2022, la demanda de gasolina podría caer hasta 1,3 millones de bpd, hasta 24,2 millones de bpd, lo que supone una disminución del 5% respecto a los niveles de base de 25,5 millones de bpd.

La demanda de combustible para aviones también se vería afectada de forma significativa al reducirse la demanda de vuelos y viajes. Las estimaciones indican que la demanda de combustible para aviones podría caer un 6% en el primer trimestre de 2022, pasando de los 5,5 millones de bpd previstos a 5,2 millones de bpd. En el segundo y tercer trimestre se produciría una caída más profunda, con un descenso del 10% en el segundo trimestre, de 6,1 millones de bpd a 5,6 millones de bpd, y del 11% en el tercer trimestre, de 7 millones de bpd a 6,2 millones de bpd.

Cabe destacar que la actual demanda mundial de petróleo para el transporte por carretera, estimada en unos 44,7 millones de bpd, está casi en los niveles prepandémicos, representando el 97,4% de la demanda en la semana correspondiente de 2019. Por otro lado, la demanda mundial de petróleo para la aviación está por debajo del total equivalente de 2019 y se sitúa en 5,1 millones de bpd, solo el 70,4% de la semana correspondiente de 2019.

Reacciones regionales

Los países y las regiones han reaccionado de forma diferente a la pandemia hasta ahora, y prevemos que esa tendencia se mantenga con la variante Omicron. Por ejemplo, los países de América del Norte y del Sur -como EE.UU., Brasil y Argentina- intentarán probablemente capear el temporal y dar prioridad a la actividad económica.

Países como China y Australia han mostrado en el pasado un enfoque de tolerancia cero y se espera que continúen con esta estrategia en medio de futuras olas. Es probable que los gobiernos europeos y de Oriente Medio se sitúen entre estos dos extremos al tratar de encontrar el equilibrio entre la actividad económica y la preservación de la salud y la seguridad de sus poblaciones.

Por supuesto, el statu quo podría cambiar, y las reacciones regionales estarán dictadas por las tasas de vacunación, las actitudes culturales hacia los riesgos y el sentimiento público. Al igual que en brotes anteriores, las restricciones pueden estar dictadas principalmente por las tasas de ocupación de los cuidados intensivos en los hospitales y la disponibilidad de camas hospitalarias en general.

La pandemia también ha afectado a algunas regiones y países peor que a otros por múltiples razones. En consecuencia, es posible que algunos países tengan que decretar cierres más frecuentes o amplios que antes, mientras que otros pueden no ser tan estrictos.

Fuente: WorldEnergytrade.com

Loading