Connect with us

PROYECTOS PÚBLICOS & PRIVADOS

Agustín Gerez: “El gasoducto Néstor Kirchner será una realidad y tendrá un claro beneficio para el país en ahorro de divisas”

Bocadepozo

Published

on

El titular de la empresa estatal IEASA resaltó que el proyecto que partirá de Vaca Muerta “transformará al país en materia energética” y que tiene como primer objetivo sustituir importaciones. A pesar del desaliento que intentaron imponer desde algunos medios “especializados en energía” el gasoducto se hace.

Agustín Gerez, presidente de Integración Energética Argentina (IEASA), dialogó sobre el gasoducto Néstor Kirchner, que unirá Vaca Muerta con distintos puntos estratégicos del país y cuya primera etapa será construida a través de la empresa estatal. Sostuvo que el objetivo de la obra es el ahorro de divisas mediante la sustitución de importaciones y se refirió a la exportación de gas en un futuro. También destacó la importancia de impulsar inversiones “que se traduzcan en empleo e infraestructura”.

Periodista: ¿Cuáles son los pasos a seguir para poner en marcha la construcción del Gasoducto Néstor Kirchner, que estará a cargo de IEASA? ¿Hay plazos definidos?

Agustín Gerez: En primer lugar, la decisión adoptada por el Presidente es una decisión estratégica en materia de política energética, que va a transformar sustancialmente el comportamiento de nuestro país en esta área. En cuanto a los plazos, tenemos previsto durante el transcurso de febrero tener publicada la licitación de caños y durante el transcurso de abril o mayo, licitar la obra. Gran parte del cronograma de este proyecto, va a depender del resultado de la licitación de caños, que resulta fundamental para poder llegar a lo que consideramos el objetivo prioritario: que sería tener listo el gasoducto para el invierno que viene.

P.: ¿Sería sólo el primer tramo?

A.G.: Es importante destacar que no es sólo una obra. El gasoducto Néstor Kirchner es la obra principal, pero es un conjunto de obras, que acompañan a la construcción del gasoducto como obra central, que tienen por objeto mejorar todo el sistema de transporte de gas que existe y que rige hoy en Argentina. Además del gasoducto Néstor Kirchner, se van a hacer ampliaciones en los gasoductos existentes de TGS; se va a hacer la revisión del gasoducto Norte y se va a construir el gasoducto Mercedes-Cardales. Todo este conjunto de obras, que es lo que la Secretaría de Energía denominó la etapa 1, tiene como objetivo la modificación estructural del comportamiento del sistema de transporte de gas en Argentina. Con el objetivo prioritario de iniciar el camino de la sustitución de importaciones, con un claro beneficio para el país en materia de divisas: si hoy estuviera construido el conjunto de obras, este invierno nos ahorraríamos u$s1.500 millones. No es poco el beneficio que se genera. Además, todo ese gas que hoy se está importando, saldría de la producción local. Lo cual implicaría un movimiento en materia laboral, de pymes, que se traduce en mayor y mejores beneficios para los argentinos.

Traza gasoducto Néstor Kirchner

P.: ¿También se puede aspirar a exportar en un futuro?

A.G.: La construcción de este conjunto de obras va a generar una mayor disponibilidad de gas, sobre todo para el polo petroquímico de Bahía Blanca, donde las empresas que participan allí ya tienen planes de inversión suspendidos hace varios años porque no cuentan con el gas suficiente: esto va a ampliar la capacidad de esas plantas. Y, obviamente, además del abastecimiento al polo petroquímico, la sustitución de importaciones y la demanda interna (que para nosotros es prioritaria), empieza a generar excedentes que van a ir hacia los mercados de exportación: Chile, región centro y norte; y en una segunda etapa, lo que podría ser la exportación a Brasil. Siempre en una Vaca Muerta regionalizada, pudiendo abastecer no solamente al mercado local, sino también a los países vecinos. Y en una última instancia, poder ser competitiva en materia de exportación de GNL.

P.: ¿En qué instancia se encuentra el proyecto que IEASA anunció junto al instituto alemán Franhofer para producir hidrógeno verde en Bahía Blanca?

A.G.: Respecto al trabajo que estamos llevando adelante con el instituto Franhofer, está previsto que en las próximas semanas nos entreguen el informe final y a partir de allí fijar la fecha para las inversiones. Es un proyecto en el cual entendemos que es el futuro en materia energética.

Gerente de IEASA – Agustin Geréz

P.: También se mencionó una millonaria inversión de China en el país vinculada al hidrógeno verde.

A.G.: China es un actor estratégico a nivel mundial. Y la relación bilateral que tiene Argentina con China siempre ha sido beneficiosa para nuestro país, en cuanto a las inversiones en el desarrollo de infraestructura energética. No puedo dejar de mencionar la represa del río Santa Cruz, que es una obra de u$s4.700 millones, que solamente con su propia generación, nos estaría ahorrando divisas por u$s250 millones en sustitución de combustibles líquidos. Además de la generación de puestos de trabajo, del movimiento de los proveedores locales que participan en el proyecto, de la sustitución de una energía verde como la hidroeléctrica, por encima de otras fuentes de energía. Y todas esas variables, constituyen también una política que tiene el Estado de relacionarse de igual a igual con potencias que vengan a prestarle dinero a Argentina, para que se transforme en infraestructura. Y esto es crucial para el futuro del país: todo lo que tenga que ver con inversiones que se traduzcan en empleo y en infraestructura, tienen que ser bienvenidas.

P.: En línea con eso, se firmó un contrato con China para la construcción de la cuarta central nuclear en el país.

A.G.: Exactamente. Y el propio gasoducto tiene que ver con lo que es la transición energética. El gas va a ocupar un lugar trascendente en el presente y el futuro que se viene. El gasoducto Néstor Kirchner va a generar ahorros en emisiones que son equiparables al 17% anual de las emisiones de la Ciudad de Buenos Aires: es decir, que en cinco años de operación del gasoducto, estaríamos ahorrando la contaminación de un año entero de toda la Ciudad de Buenos Aires. Eso sirve para tomar dimensión de lo que significa el gas como energía limpia en su comparación con el carbón o la utilización de combustibles líquidos para las centrales termoeléctricas.

Con el proyecto del gasoducto Néstor Kirchner, lo que hace el Estado es retomar la planificación en materia energética e involucrarse activamente en el desarrollo de la infraestructura tan necesaria para nuestro país: algo que rigió entre el 2003 y el 2015, donde por ejemplo se construyeron más de 5.500 km de línea de extra alta tensión o más de 3.000 km de gasoductos de transporte de gas, que después fueron suspendidos por un Gobierno que entendía que el Estado no tenía que desarrollar la materia de infraestructura energética y lo dejaba librado al privado. Y los resultados están a la vista: entre el 2015 y el 2019, solamente se construyeron en Argentina 38 km de gasoducto de transporte de gas. Ese el concepto de lo que viene a traer este decreto que fue suscripto por el presidente Alberto Fernández.

Gentileza: La Opinion Austral – bocadepozo.com.ar

Loading